La prueba no es para muerte es para vida. Mateo 26:30-35