No te dentegas, prosigue a la meta que es Cristo.