Tu fe es como el oro tiene que ser probada