Sólo Cristo puede derribar tus murallas.