El anhelo a Dios trae bendición.