En medio del dolor, es Dios quien consuela.