Limpios por fuera. Pero ¿y por dentro?