No hay que temer.